09 abril 2006

Invernadero IV

Ahora continuamos con las macetas que pueden ser de plástico o de barro. Me decanté por las primeras como precaución ante un posible accidente, que pudiera terminar quebrando el invernadero.
En mi búsqueda me topé con unas tazas plásticas de buena calidad y con las medidas adecuadas, más o menos 9 por 9 cms. Me parecieron mejores que las macetas verdaderas, más prácticas y más baratas.

Es fundamental abrirles bastantes agujeros en el fondo para que tengan un buen drenaje. Usé una mecha de 5 mm.

En el fondo metemos 1,5 cms de grava gruesa.

Luego ponemos el sustrato que preparamos.

Para plantar usé un palito con el que hice agujeros donde metí los tallos de las plantas, luego presioné un poco con los dedos. En el caso de las plantas que ya tienen raíces debemos poner en la maceta menos sustrato, colocamos la planta en la posición adecuada y después completamos y presionamos suavemente.

Por último metemos las macetas en el invernadero y regamos abundantemente.

4 comentarios:

Rubén dijo...

....te falta el último paso: ¡¡¡¡¡¡a crecer!!!!! :D

Saludos

Sumo dijo...

Je, je, es cierto.
Saludos.

Sebas dijo...

maestro, ya quiero de una vez arrancar con los invernaderitos..... parece que caminan bien lindo
abrazos

Sumo dijo...

Ya vas a ver las fotos de ahora.
Saludos.